Semana Santa 2013


SALUDA


 

Estimados hermanos y hermanas cofrades y pueblo en general:


Es para mí un honor dirigirme a todos vosotros como Presidente de esta Ilustre Cofradía  un año más,  ejerciendo este maravilloso cargo que con tanto gusto y tesón he querido llevar durante estos tres años de mi mandato como tal, digo esto porque el día 13 de Diciembre se convocaron las elecciones a las cuales me he vuelto a presentar, ya que son muchas las ideas que tengo para realizar en bien de esta Cofradía y por lo que doy las gracias a todos los hermanos  por la confianza depositada hacia mi persona, concediendome otros tres años mas como Presidente.


 Aclarado este punto si quisiera agradecer a toda mi Junta de Gobierno su ayuda y labor que han realizado sin nunca oponerse a nada y siempre con la intención de ayudar en lo que estuviese en su mano, y también traslado este reconocimiento a todas y cada una de las personas que están hay día tras día año tras año y que no se ven tanto a la luz y son piezas claves para el funcionamiento de la Cofradía como son las Camareras, Celadoras de Jesús de Medinaceli, y tantas personas que están ahí para cuando se les necesita, también  a  Penitentes, Costaleros, Hermanos Mayores, Capataces, Agrupación Musical etc, y como no a tantos fieles que nos acompañan en todos los actos que la Cofradía organiza, como en el culto a sus Titulares o acompañando por las calles de nuestra Localidad cuando es el caso marcando su paso y dando luz con sus cirios, en definitiva una serie de personas que hacen que esto sea como su propio nombre indica una HERMANDAD.




Saliendo ya de este tema y profundizándonos en la parte que nos toca como personas pegadas a la Iglesia y como católicos que somos, aprovecho para trasmitiros mi deseo de que ejerzamos como cristianos y cofrades que decimos ser, no sin otro particular que demostrar nuestro amor a la Iglesia Católica, a nuestros Titulares y a todos y cada uno de nuestros Hermanos Cofrades compartiendo y ayudando si cabe en sus problemas y más ahora en estos momentos de crisis que asola nuestro Pueblo, y así veremos reconfortado nuestro ser como personas pegadas a Cristo lo que en definitiva es ser cristiano y aun más ser COFRADE.



Asimismo debemos esforzarnos por asumir el compromiso que en su día adquirimos al pertenecer a una cofradía, asistiendo a todos los cultos religiosos que se celebran en honor de Nuestros Titulares, como el día de la Exaltación de la Cruz en Septiembre, Quinario a Jesús de Medinaceli y Virgen de los Siete Cuchillos, Besamanos y Besapies , en definitiva a todo lo que la cofradía organiza o estime necesario.


También os pido a todos, vuestra colaboración en todas las actividades que desde la Junta de Gobierno se programan, para conseguir el mejor resultado de todos los objetivos propuestos, encaminados al engrandecimiento de la cofradía y a crear un ambiente agradable entre todos los hermanos que la formamos, de verdadera convivencia y hermandad.



Debemos tener claro qué y a quién representamos y como lo trasmitimos cuando realizamos nuestra Procesión y ser consecuentes con nosotros mismos, de lo contrario, estaremos haciendo algo vacío de contenido y dejaremos carente de sentido el mensaje de fe pública y recogimiento que toda cofradía está obligada a realizar.


En resumen ser cofrade es una Tarea que bien llevada es una oportunidad que Dios nos pone en nuestra vida para seguir a Jesús y amar a todos los demás, sin excepción, practicando la caridad.


No quisiera despedirme sin comentar el esfuerzo que esta Junta de Gobierno ha venido haciendo durante estos tres años que llevamos ejerciendo como tal en esta Cofradía, unos años no tan propicios como otros anteriores han sido dado a esta terrible crisis que nos ha tocado pasar, pero no por ello hemos dejado de trabajar, claro está con algo más de esfuerzo y realizando ciertas actividades que nos proporcionasen esos ingresos que por otras  han ido decayendo, en definitiva buscar donde se pudiese para poder dar a esta Cofradía, a sus Hermanos y Pueblo de Bailén un engrandecimiento que pensamos se merecen.


Es por ello que pese a todo eso se ha podido ir saliendo y haciendo frente a todo lo que una Cofradía requiere, y aun así este año por fin se va a poder ver realizado una de nuestras ilusiones y es ver procesionar por las calles de nuestra localidad la nueva Imagen de Ntro. Padre Jesús del Consuelo Orando en el Huerto, ya que la antigua Imagen esta en un estado algo lamentable y ha habido que hacer este esfuerzo por extrema obligación ya que se podría llegar a perder dicha Estación de Penitencia .

Tan solo me queda decir que espero que esta obra realizada por el Escultor Dº. José Miguel Tirao Carpio de la vecina localidad de Torredonjimeno sea del agrado de todo el pueblo, ya que hemos dedicado muchas horas y trabajo para que así sea.


Y ya me despido deseando que pasemos una buena Estación de Penitencia y que todas las Cofradías podamos salir a la calle con nuestros Titulares para dar algo de luz a todos y cada uno de nuestros vecinos, para que juntos podamos salir para adelante con cada uno de nuestros problemas.     


                                                                                                José Cisneros Chica

       Presidente de la Muy Antigua Primitiva y Venerable Cofradía de la Santa Vera Cruz


Comida de Hermandad
El próximo día 24 de marzo Domingo de Ramos celebramos la tradicional COMIDA DE HERMANDAD de la MUY ANTIGUA PRIMITIVA Y VENERABLE COFRADIA DE LA SANTA VERA CRUZ en el Hotel Zodiaco de Bailén.
Los beneficios de dicha comida irán destinados para la adquisición de la nueva imagen de Nuestro Padre Jesús del Consuelo Orando en el Huerto que vera la luz el próximo dia 25 Lunes Santo donde sera Bendecido en la Parroquia de la Encarnación a las 19,30 horas.
Las minutas para asistir a la Comida de Hermandad la pueden adquirir en la Ermita del Santo Cristo de la Expiración todos los viernes a partir de las 18,30 horas a 21,00 horas, en Cafetería Bar Mi Casa " el cojo Saavedra "o contactar con José: 610979482 ó Juan:609037414.
MUY ANTIGUA PRIMITIVA Y VENERABLE COFRADIA DE LA SANTA VERA CRUZ

ITINERARIOS Y HORARIOS DE PROCESIONES SEMANA SANTA – 2.013


LUNES SANTO

NTRO, PADRE JESÚS DEL CONSUELO ORANDO EN EL HUERTO Y

VIRGEN DE LOS SIETE CUCHILLOS






PARROQUIA DE LA ENCARNACIÓN
A las 19,30 horas en la Parroquia de la Encarnación Santa Misa, ocupando la Santa Cátedra el Rvdo. Párroco y Capellán de esta Cofradía Dº.Eugenio Casado Morente, a continuación se procederá a la Bendición de la nueva Imagen de Ntro. Padre Jesús del Consuelo Orando en el Huerto.

Procediendo a continuación a procesionar por las siguientes calles de nuestra localidad.


Salida de la Parroquia de la Encarnación, Iglesia, Plaza de la Constitución (paso por tribuna )

Conde de Torreanaz (carrera oficial ),Martín Ruiz, Antonio Machado, Isabel la Católica, Zarco del Valle, María Bellido, Silera, Cruz, Vista Alegre, Santo Cristo y Ermita

Acompañamiento Musical a cargo de la: Agrupación Musical Santísimo Cristo de la Expiración

Salida: a las 21,00 horas (si el tiempo no lo impide)

Entrada en Carrera a las 21,20 horas

Llegada a las 00,30 horas

MARTES SANTO


JESÚS DE MEDINACELI Y VIRGEN DE LOS SIETE CUCHILLOS


ERMITA DEL SANTO CRISTO DE LA EXPIRACIÓN


Procesión con el siguiente itinerario:

Santo Cristo, Vista Alegre, Travesia Independencia, Herradores, Doctor Fleming, Álamo, Plaza España, Martin Ruiz, Conde de Torreanaz, (Carrera Oficial), Plaza de la Constitución, (Paso por Tribuna), Iglesia, Garcia Lorca, Isabel la Catolica, Virgen de Zocueca, Plaza Prim, Santo Cristo y Ermita.

Acompañamiento Musical para el paso de Cristo de a cargo de la: Agrupación Musical Santísimo Cristo de la Expiración y para el paso de Palio Unión Musical Bailenense


Salida: a las 21,00 horas (si el tiempo no lo impide)

Entrada en Carrera a las 22,50 horas

Llegada a las 00,30 horas






JUEVES SANTO
ECCE HOMO

Ermita Santo Cristo de la Expiración:
Cristo Ecce Homo.
Santo Cristo, Plaza Prim, Virgen de Zocueca, Antonio Machado,( en la confluencia de la calle Antonio Machado las Imágenes se unirán para realizar el siguiente itinerario ) Isabel la Católica, Zarco del Valle, María Bellido, Colón, Plaza Prim, América, Martin Ruiz, Conde de Torreanaz, (Carrera Oficial), Plaza de la Constitución, (Paso por Tribuna), Iglesia, García Lorca, Isabel la Católica, Antonio Machado, Virgen de Zocueca, Plaza Prim, Cruz, Vista Alegre, Santo Cristo y Ermita.
Acompañamiento Musical a cargo de la: Agrupación Musical Santísimo Cristo de la Expiración
Salida: a las 20,30 horas (si el tiempo no lo impide)
Entrada en Carrera a las 23,00 horas
Llegada a las 00,30 horas
VIERNES SANTO
CRISTO DE LA EXPIRACIÓN
ERMITA DEL SANTO CRISTO DE LA EXPIRACIÓN:
Procesión con el siguiente itinerario:
Santo Cristo, Vista Alegre, Cruz, Silera, María Bellido, Poeta Miguel Hernández, Las Huertas, General Castaños, (media estación) Zarco del Valle,( a su paso por estacalle desde el balcón del Nº11 se le cantara unas Saetas por un premiado del concurso), Isabel la Católica, García Lorca, Iglesia, Plaza de la Constitución, (Paso por Tribuna) Conde de Torreanaz, (Carrera Oficial) Martin Ruiz, Antonio Machado, América, Plaza Prim, Santo Cristo y Ermita.
Acompañamiento Musical a cargo de la: Agrupación Musical Santísimo Cristo de la Expiración.
Salida: a las 15,00 horas (si el tiempo no lo impide)
Entrada en Carrera a las 16,45 horas
Llegada a las 18,00 horas
Seguidamente al finalizar la Procesión se procederá al traspaso de Poderes de la Hermana Mayor Dª.Josefa Pinart Márquez, al Hermano Mayor Entrante Dª Juan Molina García

OFRENDA FLORAL DE CLAVELES ROJOS

AL CRISTO DE LA EXPIRACION


Jueves Santo 28 de Marzo durante este día se celebrara una Ofrenda floral al Cristo de la Expiración en la Ermitaque su propio nombre indica en horario de 10 de la mañana hasta las 13 horas del medio día.

 
MUY ANTIGUA PRIMITIVA Y VENERABLE COFRADIA DE LA SANTA VERA CRUZ



VIA- CRUCIS


22 DE FEBRERO A LAS 20,30 HORAS (si el tiempo no lo impide)



Se celebrara el Vía – Crucis con salida de la Ermita del Santo Cristo de la Expiración

con el siguiente itinerario:

Santo Cristo, Vista Alegre, Travesía Vista Alegre, Cervantes, Jardines, Costilla, Victoria, Vista Alegre,

Santo Cristo y Ermita.


Durante este recorrido se celebraran las distintas ESTACIONESPENITENCIALES, el acto será presidido por el PárrocoDº. Eugenio Casado Morente


Se ruega la máxima asistencia a todos los Hermanos/as y a todo el Pueblo en general a los actos que se celebran estos días, por cuyo favor les quedaran muy Agradecidos.

QUINARIO A JESUS DE MEDINACELI Y
VIRGEN DE LOS SIETE CUCHILLOS
Ermita del Santo Cristo de la Expiración


Durante los días 11 al 14 de Marzo a partir de las 19,30 horas, Rezo del Santo Rosario celebrándose un Quinario a JESUS DE MEDINACELI Y VIRGEN DE LOS SIETE CUCHILLOS.


Y el 15 ultimo día de Quinario se hará el rezo a las 20,00 horas, a continuación Santa Misa ocupando la Santa Cátedra el Capellán de esta Cofradía Dº Eugenio Casado Morente y al finalizar se realizara un besa pies y besa manos a JESUS DE MEDINACELI Y VIRGEN DE LOS SIETE CUCHILLOS.


Se ruega la máxima asistencia a todos los Hermanos/as y a todo el Pueblo en general a los actos que se celebran estos días, por cuyo favor les quedaran muy Agradecidos.

ERMITA DEL SANTO CRISTO DE LA EXPIRACIÓN

RETRANQUEO 22 DE MARZO



Un año más seguimos con el compromiso de ofrecer al pueblo de Bailén todas y cuantas actividades sean posibles para que la Semana Santa Bailenense tenga nuevas actividades, por ello seguimos con el compromiso de invitar un año más a nuestro ya tradicional Retranqueo a todos los Hermanos/as Cofrades , a todas las Cofradías y Pueblo en General a su celebración que será el día 22 de Marzo Viernes de Dolores a las 21,00 Horas.

Seguidamente después de finalizar el RETRANQUEO como novedad este año se procederá al traslado de la Imagen de la Virgen de los Siete Cuchillos a la Parroquia de la Encarnación, para su salida procesional del Lunes Santo, para así poder acompañar a la nueva Imagen de Ntro. Padre Jesús del Consuelo Orando en el Huerto, tras su Bendición y primera salida procesional por las calles de nuestra Localidad.


Por lo que esta Cofradía invita a todos los Cofrades, Cofradías y Pueblo en general a acompañarnos en el traslado hasta la Parroquia, por lo que les quedaran agradecidos.

MUY ANTIGUA, PRIMITIVA Y VENERABLE COFRADÍA DE LA SANTA VERA CRUZ

BAILÉN JAÉN

PRESENTACIÓN A HOMENAJEADO - 9 DE FEBRERO DE 2013

SALONES DE LA CASA DE LA CULTURA - 20,30 HORAS



Sr. Cura párroco, Señora Alcaldesa, Miembros de la Corporación Municipal, Presidentes de las distintas cofradías de Pasión y Gloria de nuestra Localidad, cofrades, Familiares y Amigos, Señoras y Señores,

Buenas noches a todos y cada uno de los presentes.

En esta noche tan especial, en la que abrimos las puertas con este acto de la Presentación del Cartel para la Semana Santa 2013, a tantos otros como quinarios, triduos, septenarios, cultos y un largo etc, hasta llegar a nuestra semana grande, en la que procesionamos con nuestros titulares por las calles de nuestra localidad.

Momento en el presidente la Muy Antigua Primitiva y Venerable Cofradía de la Santa Vera Cruz Jose Cisneros Chica y la Alcaldesa de la Ciudad de Bailén Simona Villar muestran a los presentes el Cartel de la Semana Santa de Bailén 2013 y la foto del programa de dicha Ciudad.

Es para mí un gran Honor como Presidente de esta Cofradía de la Santa Vera Cruz, que con tanto orgullo presido, ser la que este año anuncie la Semana Santa con un cartel de nuestra cofradía, pero aun es más orgullo haber sabido escoger a la persona que lo presentase, creo que ha sido una sabia elección de mi Junta de Gobierno a la que desde aquí felicito enormemente, esta persona en el poco tiempo que le llevo conociendo, que no es otro que desde que llevo de Presidente ósea unos cuatro años me ha demostrado tanto en lo material como en lo personal, siempre el lado bueno, una persona tratable, consejera, una persona que sabe escuchar, en definitiva ese eres tú para mí Amigo Juan.

Dº.Juan Soriano Izquierdo:

(DATOS BIOGRAFICOS)


Juan Soriano Izquierdo nace en Bailén (Jaén), el 13 de Junio de 1964; desde el año 1978 viene desarrollando labores de investigación relacionadas con la historia de Bailén, sus tradiciones, costumbres, Cofradías y Hermandades y, especialmente, la devoción a Ntra. Sra. de Zocueca.


En 1979 gana el Primer premio del Concurso sobre Historia de Bailén que convocó el Instituto de Bachillerato «María Bellido» de esa ciudad; son, desde entonces, muchos sus trabajos y colaboraciones, sobre temas bailenenses, en conferencias, congresos, periódicos y revistas de diferentes ámbitos.


Pregonero Oficial de las Fiestas de la Batalla de Bailén en 1984, o de su Semana Santa en 1985 y 1986, serán reconocimientos de su trabajo.


Licenciado en Estudios Eclesiásticos será Ordenado Presbítero en 1988, ministerio que ejercerá hasta 1996.


Durante muchos años sus artículos en el Libro de Semana Santa nos han ilustrado sobre la fe que celebramos, la historia, tradiciones y costumbres de nuestra Semana Mayor.


En 1986 es nombrado Cronista Oficial de la Real Archicofradíade Nuestra Señora de Zocueca y de la Agrupación de Cofradías de su Ciudad natal.


Es autor de varios libros:

- Ntra. Sra. de Zocueca, historia de su devoción y culto.

- Soledades. Poemas.

- Bailén, 19 de julio de 1808.


Así como editor y compilador de otras obras sobre la historia de nuestra ciudad.


Para aquellos que los conocen, sobrado es con lo dicho, pues no necesita nuestro presentador mayor presentación; y para aquellos que aún no lo conocen, sirva el escucharlo en esta noche.
Por Juan Soriano Izquierdo.
Cuando en los pasados meses el Presidente de la
Cofradía de la Santa Vera Cruz, d. José
Cisneros, a quien correspondía por riguroso
turno la titularidad del Cartel de la Semana
Santa de este año 2013, me proponía ser el
Presentador del Cartel de nuestra Semana Santa
no pude, por menos, entre complacido y temeroso
que rechazar su amable ofrecimiento; su
insistencia y tesón lograron al fin vencer mis
reticencias y hoy, más temeroso que complacido,
comparezco ante ustedes para presentarles el
que será el Cartel anunciador de la Semana
Santa de nuestra ciudad en este año de gracia
del Señor de 2013.
A todo cartel anunciador corresponde la misión de
dar a conocer la celebración de un
acontecimiento notable, importante tanto para
aquellos que están directamente involucrados en
él, como para aquellos que formando parte del
grupo, comunidad, pueblo o ciudad donde
acontece lo anunciado pueden y quieren sentirse
llamados a participar de él, y a ello son
invitados por los organizadores.
Es, en este caso, la Agrupación de Cofradías de
Pasión y Gloria de esta Ciudad de Bailén quien,
en íntima unión con los Sres. Párrocos y
Parroquias de esta Ciudad de Bailén, como parte
de la Iglesia Diocesana y, por ende, de la
Iglesia Universal, a naturales, vecinos y
foráneos llama a participar de la celebración
en los cultos y actos organizados con ocasión
de la llegada anual de los días de la Semana
Santa, Semana Mayor de los cristianos, en la
que se recuerdan rememoran y reviven los
Sagrados Misterios de nuestra Fe, la Pasión,
Muerte y Resurrección de Jesucristo, Nuestro
Señor; Misterios de palmas y ramos, pero
también de soledad y sufrimiento, Misterios de
muerte y de Gloria, de dolor y de esperanza.
Corresponde este año, como ya quedó dicho, la
titularidad del Cartel anunciador de nuestra
Semana Santa a la Muy Antigua, Primitiva y
Venerable Cofradía de la Santa Vera Cruz,
paradigma y referente de nuestras cofradías
penitenciales y singular imagen de nuestras
tradiciones.
Mucho ha pasado desde aquella primera Junta de la
Cofradía o Cabildo, del que nos ha quedado
constancia, celebrada en 3 de abril de 1558 y,
sin embargo, casi nada ha cambiado; la misma
fe, la misma esperanza, el mismo ímpetu y la
misma constancia de entonces se han ido
renovando en los tiempos y en los hombres y
mujeres que han formado parte de ella.
De ella nacerían, con el transcurrir de los años,
como fruto maduro de un trabajo bien hecho, las
demás Cofradías penitenciales de nuestra
Ciudad:
- el 21 de marzo de 1660
Escuadra de Jesús Arrimado a la columna,
hoy Cofradía de N.P. Jesús Nazareno.
Escuadra de San Juan Evangelista, hoy
cofradía del mismo nombre.
- el 25 de agosto de 1660
Escuadra de Nuestra Señora de la Soledad,
hoy Cofradía de la Virgen de los Dolores.
y, así, la singularidad de una Semana Santa que
en orden cronológico, como catecismo viviente,
recorre los acontecimientos de la Pasión,
Muerte y Resurrección de Cristo, Nuestro Señor.
El motivo elegido por la Cofradía de la Santa Vera
Cruz para el Cartel anunciador de la Semana
Santa de este año ha sido la imagen de Nuestra
Señora, María Santísima de los Siete Cuchillos,
pues nada, ni nadie mejor que ese corazón
transido de dolor y Ella misma representan en
su conjunto los acontecimientos que vamos a
recordar y celebrar.
Sólo el rostro de una madre es capaz de mostrar,
en cada surco, en cada arruga, el índice
perfecto de todo lo sufrido, de todo lo
esperado, de todo lo llorado y de todo lo
gozado por los hijos. Y así, María Santísima,
en sus Misterios de Dolor, es perfecto resumen
y compendio de la Vida, Muerte y Resurrección
de su Santísimo Hijo.
Representa este corazón traspasado por los siete
puñales, los llamados “Siete Dolores de Nuestra
Señora”, siete momentos de la vida de Cristo
que daban perfecto cumplimiento a lo que los
antiguos profetas de Israel ya anunciaron:
Mi siervo tendrá éxito, será levantado y puesto
muy alto.
Así como muchos se asombraron de él al ver su
semblante, tan desfigurado que había perdido
toda apariencia humana, así también muchas
naciones se quedarán admiradas; los reyes, al
verle, no podrán decir palabra, porque verán y
entenderán algo que nunca habían oído

Despreciado, desechado por los hombres, abrumado
de dolores y habituado al sufrimiento, como
alguien ante quien se aparta el rostro, tan
despreciado, que lo tuvimos por nada.
Pero él soportaba nuestros sufrimientos y cargaba
con nuestras dolencias, y nosotros lo
considerábamos golpeado, herido por Dios y
humillado.
El fue traspasado por nuestras rebeldías y
triturado por nuestras iniquidades. El castigo
que nos da la paz recayó sobre él y por sus
heridas fuimos sanados.
Todos andábamos errantes como ovejas, siguiendo
cada uno su propio camino, y el Señor hizo
recaer sobre él las iniquidades de todos
nosotros.
Al ser maltratado, se humillaba y ni siquiera
abría su boca: como un cordero llevado al
matadero, como una oveja muda ante el que la
esquila, él no abría su boca.
Fue detenido y juzgado injustamente, y ¿quién se
preocupó de su suerte? Porque fue arrancado de
la tierra de los vivientes y golpeado por las
rebeldías de mi pueblo.
Se le dio un sepulcro con los malhechores y una
tumba con los impíos, aunque no había cometido
violencia ni había engaño en su boca.
El Señor quiso aplastarlo con el sufrimiento. Si
ofrece su vida en sacrificio de reparación,
verá su descendencia, prolongará sus días, y la
voluntad del Señor se cumplirá por medio de él.
A causa de tantas fatigas, él verá la luz y, al
saberlo, quedará saciado. Mi Servidor justo
justificará a muchos y cargará sobre sí las
faltas de ellos.
Por eso le daré una parte entre los grandes y él
repartirá el botín junto con los poderosos.
Porque expuso su vida a la muerte y fue contado
entre los culpables, siendo así que llevaba el
pecado de muchos e intercedía en favor de los
culpables.
Y cuales fueron esos Dolores que traspasaron como
puñales el corazón Santísimo de María:
- Los tres Dolores primeros corresponden a la
infancia de Jesús:
PRIMER DOLOR: La profecía del anciano Simeón.
SEGUNDO DOLOR: La huida a Egipto.
TERCER DOLOR: El Niño perdido.
Dijo el anciano Simeón a María al presentar al
Niño en el Templo:
"Éste está puesto para caída y elevación de
muchos en Israel, y como signo de contradicción
-¡y a ti misma una espada te atravesará el
alma!- a fin de que queden al descubierto las
intenciones de muchos corazones."
María, Hija de Sión, lleva en su propia vida el
doloroso destino de su pueblo, Israel. Con su
Hijo, se hallará en el centro de esa
contradicción donde los corazones deberán
manifestarse a favor o en contra de Jesús.
No sé si en algún momento se han parado a pensar
que la vida es una constante toma de
decisiones: levantarse/acostarse, ir o venir,
hacer esto o aquello,… que toda decisión
implica la negación de su contrario. Sin
embargo, en la mayor parte de las ocasiones,
simplemente, nos dejamos llevar, es la postura
más cómoda. Por esto no nos vale con la FE, con
Cristo hay que decir: o con Él o sin Él, no
vale dejarse arrastrar por la costumbre, por
las tradiciones,…; con Cristo es sí o no, o
creo y transformo mi vida conforme a las
enseñanzas de Jesús, o no creo y simplemente,
vivo la vida “alegre y divertida”; aquí no
valen los términos medios. Y conforme a ello,
asumamos las consecuencias de nuestras
decisiones.
Y así, desde el primer momento de la vida de
Jesús, María vive su particular calvario, como
el de todas las madres. Y vive también su
particular calvario por todos y cada uno de
nosotros, sus hijos.
Ella también fue exiliada y fugitiva cuando con su
hijo hubo de huir a Egipto, para salvar la vida
de su hijo de la ambición de Herodes, que
quería matarlo. Ella también fue una “sin
papeles”, una “ilegal”, como tantos a los que
la pobreza y la necesidad obligan a huir de su
tierra y de su casa, en busca de ese “algo
mejor” que nunca llega. Y también con nosotros
vive el destierro “en este valle de lágrimas”
cuando alejados de Dios vagamos sin rumbo por
la vida.
Ella también sufre el dolor de la pérdida cuando
uno de nosotros, sus amados hijos, perdemos a
Dios; cuando nuestras decisiones han hecho que
nuestro camino se parte del Suyo.
- Los cuatro Dolores restantes corresponden a la
Pasión de Jesús:
CUARTO DOLOR: La calle de la Amargura.
QUINTO DOLOR: La crucifixión.
SEXTO DOLOR: El descendimiento.
SÉPTIMO DOLOR: La sepultura.
Y llega la hora fatídica, el momento dolorosamente
esperado desde el mismo anuncio del Nacimiento,
el cumplimiento pleno de las antiguas
profecías, el momento del desprecio, del
oprobio, del escándalo, de la soledad más
cruel, la Pasión de Jesús.
Las mujeres serán las únicas que no lo abandonen.
Apartadas, a distancia de la cruz, por temor a
la chusma vociferante, María, la Madre de
Jesús; María Magdalena, María la de Cleofás y
Salomé, madre de Santiago y Juan presencian,
llenas de temor aquel final.
¿Cómo sería aquél encuentro en la calle de la
Amargura; aquella mirada que, sin palabras,
todo dejó dicho?
Y en el momento final, tuvo Jesús todavía fuerzas
para confiar a Juan, el discípulo amado, la
herencia más querida, el más preciado don que
dejaba sobre la tierra: La Madre Dolorosa.
Después, el silencio, el grito desgarrador:
“Señor, Señor, ¿por qué me has abandonado?”, y
el silencio infinito: “Todo se ha cumplido”.
José de Arimatea, ayudado por Nicodemo y por algún
otro, arranca con esfuerzo los clavos de los
pies. La escalera que aún seguía allí. Uno de
ellos se encaramó en ella y arrancó los clavos
de las manos, apoyando el cuerpo de Jesús en su
espalda, para que no cayera al suelo. Luego,
los demás ayudan a bajarlo y depositan el
cuerpo de Jesús en el regazo de su Madre.
Las tres Marías no se habían apartado de los
lugares en que había muerto el hombre al que
amaban. Ellas se afanan en preparar el cuerpo
de Jesús. Ellas se encargan de quitar de la
cabeza la infamante corona, de extraer las
espinas, incrustadas en la piel, a ellas les
toca el desenredar y ensortijar los cabellos
embadurnados de sangre; a ellas el cerrarle los
ojos que tantas veces las habían mirado, y
aquella boca que no habían podido besar.
Cayeron las lágrimas amorosas de aquellas
santas mujeres sobre el rostro del Maestro,
envuelta ya en la serena palidez de la muerte,
la antigua dulzura de facciones, y aquel llanto
que lo lavó con el agua más cristalina y pura.
Enjugan el cuerpo con perfumes y lo envuelven
en una sábana, cubierta la cabeza en un
sudario. La cueva está abierta, el nicho
preparado, … y allí depositan el cuerpo de
Jesús. La tumba es cerrada por una pesada
piedra. Los hombres se marcharon, las mujeres
no conseguían apartarse de aquella piedra,
rotas de dolor.
“Todo se ha cumplido”, se repite María, la Madre
de Jesús, “Todo se ha cumplido”, … … … “Hágase
en mí según Tu Palabra”, recuerda en el postrer
momento.
“HÁGASE EN MÍ, SEGÚN TU PALABRA”
Y aunque para muchos más pareciera sermón que
pregón lo escuchado en esta tarde, noche casi
ya, sepan disculpar al pregonero, que por vicio
del oficio antes fue cocinero que fraile, o
………. viceversa.
Pero no será, para la Cofradía de la Santa Vera
Cruz, éste que hoy les he presentado el cartel
anunciador de la Semana Santa de este año 2013,
sino la hermosa Imagen de Nuestro Padre Jesús
del Consuelo orando en el huerto de los olivos
en el incomparable marco de la puerta principal
de la Iglesia Parroquial de La Encarnación de
nuestra ciudad la tarde del Lunes Santo.

Gracias amigo Juan yo sabía que tu pondrías la guinda que le faltase al cartel.

Y como no dar la enhorabuena a Joaquín Castro, nuestro Hermano Cofrade, Costalero y Amigo, por la realización de este cartel que hoy podemos contemplar, una persona pegada a la Cofradía y que tanto empeño le ha puesto a este trabajo, Gracias Joaquín.


Bueno dicho esto quien me iba a decir a mí, Primero que un día sería Presidente de esta Cofradía a la cual tanto admiro y venero ya que la llevo en lo más profundo de mi corazón, Segundo que un año me propusieran para Homenajearme, cosa que hoy aunque tarde agradezco a mi Cofradía ya que ese día me quede sin palabras.

Y Tercero que por azares de la vida, ha querido el destino que haya de ser la actual Junta de Gobierno, y con el recuerdo emocionado para aquellos que hoy no nos acompañan, la que ejecute y haga realidad el cumplimiento de una de las sentencias más indiscutibles que la propia vida impone: es de bien nacido el ser agradecido.
Soy consciente que en nada era comparable lo que hoy entregamos a lo recibido durante tantos años por estas personas a las cuales le rendimos merecido tributo, así como que tampoco podía concentrarse en unos minutos lo que habían sido unas vidas de entrega, sacrificio, buena voluntad y mejor acierto en beneficio de esta

Antigua Primitiva y Venerable Cofradía, pues que satisfacción más grande es que este año sea yo el que presente a la persona que este año la Junta de Gobierno y yo como Presidente hemos querido homenajear, a este Hermano particularmente yo tuve la suerte de conocerlo cuando comencé a ser miembro de la Cofradía, aunque con poca edad, ya sentía comentarios sobre esta persona de su trabajo y dedicación para el bien de esta Hermandad que tan dentro de su corazón lleva, yo se que es una persona callada y de poco protagonismo pero a la vez entregada a sus raíces que no es ni más ni menos que su Cofradía de la Santa Vera Cruz.

Así que sin más preámbulos yo se que el que le conoce pensara que me he quedado corto en su presentación pero quiero que tu sepas amigo Cristóbal que lo que he dicho me ha salido del corazón y con eso creo que basta.

Por ello pido que suba al escenario y le recibamos con un fuerte aplauso a nuestro Hermano, Cofrade y Amigo Dº. Cristóbal Lendinez Padilla.
Homenaje a toda una vida “crucera”.
Buenas noches, en esta ocasión me dirigiré yo a todos ustedes en nombre de mi padre, que así lo ha deseado y así me lo ha pedido, ya que por diferentes motivos no se encuentra con la suficiente suficiencia para hacerlo él. Por ello intentaré no aburrirles mucho he intentar explicarles sus sentimientos, sus agradecimiento y un poco de su vida como para estar hoy aquí arriba recibiendo este homenaje que le ha llenado de satisfacción, intentaré contarles la historia de su vida unida a las cofradías de Bailén con el “palabrerío” que según él, tengo yo, por eso, perdonen sí parece que personalizo en mi persona, pero ya que me toca a mí coger el toro por los cuernos, pues se los contaré desde la perspectiva con que fui conociendo y viviendo en un segundo plano sus experiencias.


Cuando comencé a esbozar estas cuantas líneas, escuché por casualidad o quizás por la Providencia, las palabras de un cofrade con cierto renombre en su ciudad natal y seguramente en nuestra Andalucía. Contando ciertas experiencias, vivencias que podrían casi rozar esos momentos que pareciesen estar tocados por la mismísima Gracia Divina que en ocasiones se pueden llegar a sentir y casi palpar con el alma en este fenómeno que recrean en la sociedad las cofradías, llegaba a la conclusión, que los actos salidos de la mano y la dedicación de los seres humanos para hacer alcanzar la paz y el consuelo con Dios y su Madre Bendita, en este caso a través de las cofradías, era sólo fraguado y premeditado allí Arriba por “El que todo lo puede” y como no, de su Madre, la Virgen Santísima. Definía que los hombres y mujeres, creyentes y cofrades ellos, eran sólo meros instrumentos, guiados casi como marionetas, aún cuando podemos llegar a la osadía terrenal de pensar de que está solamente en nuestra mano la única acción plena sobre los actos nobles, buenos y de gran corazón que de vez en cuando, el ser humano le surge realizar durante su vida.
Yo pienso y me identifico sin indecisión como este cofrade andaluz, sin duda, que si hoy estamos aquí consumando este acto, es porque hemos sido meros instrumentos de Dios para intentar hacerle un poco más feliz la vida, que digo, hacer tal como Él dijo “al César lo que es del César”, es decir, justicia de los hombres, aunque sea por un sólo día, a una persona, evidentemente creyente y cofrade que sus hermanos en Cristo, y por ende todo el pueblo de Bailén, han tenido la deferencia de querer agasajar su mucha o quizás poca aportación, pero seguramente esencial para la conformación de la Semana Santa en Bailén a través de su hermandad de la Santa Vera Cruz y la Agrupación de Cofradías, en la que participó activamente en su fundación y primeros años de vida. Y nuevamente me siento un instrumento más, y bendita decisión del de allí Arriba, para que sea yo quien me dirija a ustedes y poder exaltarles a este ya veterano cofrade que además tuvo la dicha, la cual siempre se la agradeceré de enseñarme algo que para mí es la más rotunda gloria, creer en Dios, acercarme a Él y por un camino maravilloso… A través de las cofradías, obviamente sin olvidarme de que me dio la vida, bueno en esto también colaboró, para poder disfrutar de todo esto claro, mi padre.
Cristóbal Lendínez Padilla, mi padre, nació precisamente un Lunes Santo 11 de abril de 1949, aunque su madre siempre le dijese que fue un Jueves Santo mientras pasaba el “Amarrao” por su puerta de la calle Jaén, pero lo cierto es que los datos nos dan otra fecha, pero Semana Santa era. Tuvo la dicha de heredar genéticamente este acercamiento al mundo de las cofradías. No recuerda ni contamos con el dato, de cuando pudo ser inscrito en la nómina de la hermandad penitencial más antigua de nuestra ciudad, la cofradía de la Santa Vera Cruz. Su memoria alcanza su vida plena unida a esa capillita que corona la cuesta del Santo Cristo, donde reside la que sería la cofradía de la familia, por ello, ostenta hoy el nº 3 en la nómina de la hermandad. Y digo sería, porque no sabemos a ciencia cierta si los Lendínez hemos sido cruceros, porque una cosa es el sentimiento y otra una lista, desde que se pierde la memoria en la noche de los tiempos. Cuentan las crónicas, y de esto posiblemente nos podría aportar algo D. Juan Soriano, que probablemente a finales del siglo XIX se tuvo que fundar una hermandad en Bailén que rendía culto a Santa María Magdalena, en un caso similar a la popular hermandad de San Juan Evangelista de crear una cofradía penitencial con un único titular donde no había ni Cristo ni Dolorosa. Él siempre me ha relatado que su abuelo perteneció a aquella hermandad, seguramente su padre, mi abuelo, también, hasta que se extinguió con el resto de hermandades en los tristes años de la Guerra Civil. Aquella hermandad ya no volvió a resurgir de sus cenizas como si lo hicieron otras, pero un viejo artesano local, “Paquito el Tomatero”, o lo que es lo mismo Juan Francisco García, sí reconstruyó la talla de la santa penitente nacida en Magdala, quizás pensando que la cofradía se refundaría, caso que no aconteció, siendo la cofradía de la Santa Vera Cruz la que se encargaría de rendirle culto a aquella nueva imagen y hermandad con lo poco que quedó de la misma, por lástima si queda algo de ella será la memoria de los más viejos…
Por ello, éste que les habla, supone que mi abuelo se integraría en la hermandad de la Cruz, como la solemos llamar, inscribiendo a mi padre pues prácticamente al nacer. Por desgracia, no tuve la suficiente edad como para poder haberle preguntado sobre estas vicisitudes a mi abuelo Cristóbal. Así, mi padre creció como el barro en el torno a la misma vera y compás que crecían los cacharros que creaba en la alfarería, en una época en que prácticamente el primer juguete eran 12 horas de trabajo entre barro. Bajo la sombra protectora de mi abuelo, sintió el resurgir de la cofradía de negra túnica, cinturón de esparto y cruz blanca en el caperuz y la llegada de la capa sevillana del mismo color por primera vez a la Semana Santa bailenense, en aquella celebración humilde, sencillísima y de pocos recursos que vivía del entusiasmo de unos pocos, -y a veces ni de eso- y es que este pueblo quizás siempre sintió las pasiones por otros derroteros. Fueron tiempos en que sólo unos pocos movían el hilo de las hermandades, personas como Tomás Ortega (el que tantos y tantos capirotes realizó para los bailenenses), Onofre Herranz, Pedro Torres, Bernardo Zagalaz o Paquito “el Sastre”, junto a mi abuelo regían y guiaban los pasos de la hermandad. Con ellos llegaron las nuevas imágenes destruidas y apostarían por crear la más clara esencia de esta cofradía, aumentando el número de pasos y por ende de imágenes como la Virgen de los Siete Cuchillos, el Señor de Medinaceli o la Oración en el Huerto, que el próximo Lunes Santo cederá su puesto después de tantos años de servicio para la fe de este pueblo.
Gracias a mi padre pude conocer, o más bien saber quiénes fueron las almas esenciales de aquellos tiempos, no solo de su hermandad si no de todas las que conformaban la religiosidad popular de este pueblo, ya sea de penitencia o de gloria. Porque aquel niño, el menor de dos hermanos junto a mi tía Inés, creció y se echó novia, una peluquera “recortaita” y rubia que se hinchó de darle calabazas en eso que muchos llamábais “el baile de los Píos”.Así conoció a mi madre, (vamos que al final la engañó), y se casaron en nuestra emblemática y colosal iglesia de la Encarnación, y aunque ella es bastante o lo suficientemente creyente, aquello de las cofradías nunca le terminó de convencer… que me lo digan a mí. Pero a ella no lo quedó otra que ceder, incluso para poder lucir con él como hermano mayor en aquella aún humilde Semana Santa, en los albores de la Transición en España. Incluso señala que mi pasión por la Semana Santa puede que tenga que ver con que estando encinta de éste que les habla, se pegó una paliza con otros tantos hermanos más, sacando carros de escombros en la reconstrucción y ampliación de la techumbre y puerta de la ermita del Santo Cristo.
Fue en los mágicos años ochenta, cuando los veteranos vislumbraban un ya lógico cambio regeneracional, cuando una hornada de cofrades jóvenes decidieron coger las riendas de sus anquilosadas y prácticamente familiares cofradías para intentar insuflarle ese otro matiz que por entonces estaba inundando toda Andalucía. Quizás fue el “boom” cofrade de los ochenta, como algunos lo definieron, lo que hizo que la Semana Santa en Bailén comenzase a crecer en todos los sentidos. La hermandad de la Virgen de los Dolores, con Juan Alcalá a la cabeza fue la que dio la primera levantá, nunca mejor dicho y lo cambió todo para siempre. Marcó un nuevo punto de inflexión que depararía sin duda la época dorada de la historia de la Semana Santa en este pueblo de alfares, ladrillos y olivos. Las cofradías se convirtieron en algo que encajaba con la juventud y la misma se introdujo en las hermandades para cambiarlas como quizás en la vida hubiesen imaginado sus antecesores.
Así, las escuetas andas o tronos de ruedas fueron cediendo su puesto a los hombros de los hombres y hasta mujeres bailenenses. Las hileras de nazarenos crecieron a números nunca antes vistos y el aderezo de los pasos subía de esplendor año a año. Esta época trajo la conformación democrática de las actuales juntas de gobierno de la hermandades, las actualizaciones de estatutos y la creación de un órgano organizador de la Semana Santa bailenense. Nacía así la Agrupación de Cofradías que hizo que la Semana Santa se convirtiera de verdad en eso que muchos la califican… la Semana Grande. Y todo fue gracias al trabajo y herencia de veteranos y menos veteranos y sobre todo de la juventud, donde obviamente se encontraba el protagonista de toda esta historia, mi padre Cristóbal.
Así fue la Semana Santa que yo conocí, la que él me mostró, que cuando aún echo a volar la memoria, siempre tengo presente ese portón, entonces verde, como el color del santo Árbol de la cruz, entre abierto del Santo Cristo, dibujándose al fondo, mientras me quedaba absorto a través de la ventanilla trasera de un viejo R11 blanco, el montaje del antiguo palio de cajón de la Virgen de los Siete Cuchillos, entonces la antigua imagen hoy reconvertida en Santa Mujer Verónica. Esa era la señal que le indicaba a un niño de apenas unos cuantos años que ya llegaba ese tiempo que olía a cera, a claveles y al abrillantador de maderas, que ya venían esos días de procesiones, que no llegaba a entender muy bien, pero en los que disfrutaba como en ninguna otra fecha del año. Seguidamente como siempre, mi padre bajaría algo del maletero, cualquier cosa, muchas veces serían la pellas de barro que en aquellos tiempos se utilizaban envueltas en papel de platino como soporte donde crear los centros de flores de los pasos, cuando aún no habían llegado las más cómodas y ligeras esponjas, y los hermanos hacían las veces de floristas improvisados, como Manuela o Fernanda. Cómo olvidar la nobleza y simpatía de su querido marido Manolo, el cual sería sin duda el que más vería en la cara del Ecce Homo el verdadero rostro del Hijo de Dios, con el que seguramente ya estará para la eternidad.
Y con ello conocí a muchas personas que cuando aún los veo, me surge el pellizco en el alma y todo comienza a saber a aquellas Semanas Santas o a la confraternización entre hermanos como en aquellos días de hermandad en la playilla del Rumblar. Él me ha dado una lista interminable, pero sólo esbozaré una idea de quienes fueron los de su época más fructífera. Nombres como Bartolomé Recena (nº 2 de la cofradía), Paco Ortiz, Lucas Contreras, José Cisneros, la familia Choza al completo, Paco Jordán, los“Canutos” en la banda, Antonio “el cojo” Saavedra, ( nº 1 de la cofradía), el cual casi empapelaba su bar con carteles de Semana Santa de todos los rincones de España creando quizás el primer preludio, el primer aviso emocional de la llegada de los días grandes y también el primer rincón de cofrades de la historia en este pueblo y así a otros tantos que por desgracia ya no están con nosotros. Especialmente aún recuerdo ver adentrase en la alfarería a un hombre bajito, bonachón y de nariz pronunciada con la encomienda de venir a reparar cualquier avería eléctrica, al que su figura me sonaba a gloria, y digo sonaba porque fue el primer capataz que yo he admirado en mi vida y al que mi padre tenía un gran afecto, Bernabé Limón, el cual hoy seguramente estará con su Medinaceli tocando campanas de gloria, entre plata y caoba he indicado las maniobras perfectas a cuadrillas de ángeles eternos para siempre… Y gracias a mi padre conocí o sé cuáles son los pilares esenciales de aquellos tiempos en la Semana Santa bailenense. Si les decía que Bernabé Limón ya se encuentra junto al Medinaceli Eterno, seguramente el Señor pero con cara ahora de Sentencia se preguntará que tendrá tanto San Juan para que no se les despegue ni un segundo Pedro “Carape” y Ángel “el Manchego”, rezumando esencia verdi-negra por los cuatro costados... Dicen que cuando llegaron ante San Pedro exigieron que si no estaba el “Discípulo amado” se volvían para Bailén…
Y en San Juan también sonaba a Tejada, y sobre todo lo que era sonar era “Mollica”, en la Virgen; Alcalá, Rusillo, Elorza o Mateo Megías, por la cuesta de Jesús decir Rangel era decir “sangre morada”, o casi lo mismo que “Justicia”, mientras Diego o Simón casi formaban parte indisoluble del paisaje de los nazarenos bailenenses casi como una piedra más de su coqueta capilla. Y más abajo, en la Encarnación, la más joven hermandad de “la Mulica”hacía que Balbuena, Roque Navío, Camacho o José María del Águila me evocaran palmas en una luminosa mañana de Domingo de Ramos y el dorado de un paso de Piedad que destacaba por portarse desde su interior. Son unos cuantos nombres, porque hay más, los que plantaron la semilla de lo que hoy es la Semana Santa y de lo que aún confiamos debe de llegar a ser. Entre ellos, con sus discusiones y también sus buenos momentos, siempre con un gran afecto recíproco entre todos, tuvo su puesto mi padre, para completar esa pieza perfecta de puzzle que reinventó una nueva pasión cofradiera en nuestro pueblo. Momentos que podrían resumirse en aquel interés de salir representando a la hermandad en el cierre de las procesiones, sobre todo para escuchar sus marchas preferidas, las de banda de música o de palio, las que interpretaba la banda Municipal de Bailén. Aquellos viajes hasta los diversos talleres de los diferentes artesanos a Jaén, Lucena, Córdoba o Sevilla. Orfebres, bordadores, tallistas, cereros… de los que presume haber conocido cuando son nombrados por televisión, que ejecutaron el mucho patrimonio que aportaron a la cofradía y por ende a la cultura artística de esta ciudad recordando las anécdotas que aún nos hacen reír que formaba el cojo Saavedra con su singular carácter.
Aún recuerdo a Antonio entregándole una vieja, grande y desgastada llave de las de antaño que le abriría a este por entonces jovencito capillita, su primer portón de la gloria y encontrándonos, imponente y rezumando a estreno, el nuevo trono que el genial orfebre cordobés Díaz Roncero labró para la cofradía, para la primera cuadrilla de anderos de la hermandad, ese que todos en Bailén dicen que es igual que el del Cautivo de Málaga y que quizás pronto desaparezca del imaginario cofradiero bailenense. Como olvidar la estampa de toda la familia al completo asomados al balcón viéndolo entre los primeros hombres buenos que pasearon a las imágenes de esta cofradía, en aquellos primeros ensayos, siempre probando la resistencia de la cuadrilla en la subida y estrechura de la calle Amargura.
Fueron tiempos dulces, complicados de olvidar, mientras aún pareciese retumbar en mis oídos la voz de Serrat cantando la famosa Saeta de Machado en aquel primer vídeo beta que nos compró de la Semana Santa del año 1990. Ahí comenzó a cedernos el testigo, y su primogénito ocupó el puesto que todos deseábamos pero que aún no podíamos alcanzar, ser costaleros, como nos empeñamos en definir en Bailén a los anderos, de la hermandad de nuestro padre…la verdad no se puede quejar, le salimos de la Cruz y del Madrid.
Así mi hermano Cristóbal siguió la tradición para que así los años siguieran rompiéndose en el tiempo. Cosas que decide el de allí Arriba, hicieron que su última túnica, la de mi padre, fuese un traje de corbata, su túnica ya la había heredado yo. Y con ese traje oscuro y una pequeña vela en mano comprobó cual es la temperatura del asfalto bailenense cuando se hace la noche en la primavera santa y la Luna del judío mes Nissán alumbra a Andalucía. Sus pies descalzos recorrieron el camino al calvario tras todos los pasos de su cofradía, mostrando a todos su penitencia y su angustia, cuando a su “enclavao” de la Expiración, el año anterior se le antojó de que su hijo era completamente necesario en una cuadrilla de ángeles que tiene que estar formado allí en su Reino. Aquel año, nuestros titulares quisieron despedirse de él, y le permitieron salir del hospital precisamente en Semana Santa pero para despedirse de todos nosotros, de sus amigos, de Bailén, y como no, de su cofradía, incluso mi chacho Alfonso Lendínez, bajó desde su calle Carolina aquel Jueves Santo para despedirse de su San Juan y quizás quedar con él para reencontrarse en el Paraíso, él también se marchó aquel Domingo de Resurrección. Pero él no lo sabía y todos confiamos en que seguiría con nosotros. Sin apenas fuerzas aplaudía a sus compañeros y decía que ahí sobraba uno el año que viene…
Seguramente, aquel Viernes Santo en la calle Real, el Cristo de la Expiración en su eterna mirada al cielo, buscando estrellas con sus ojos le contestó que su hueco ya no sería en este mundo… creo que nunca podré, y perdonen si quizás personalizo en demasía estas vivencias en mi persona, evitar el repeluco que se produce al dibujar en mi memoria aquella cruz bordada en hilos de oro entre la multitud en aquel día de mayo, en el día de su adiós… o su hasta luego. Por ello mi padre, desde entonces se siente algo ofuscado con el que todo lo puede, es lo lógico, nunca nadie dijo, ni siquiera Nuestro Señor, que las cosas de Dios fueran fáciles…
Pero Él también permitió y perdió a su hijo, el que iba crucificado, el más inocente de todos los nacidos, y la vida… la vida siguió, y el Altísimo nos concedió que la misma siguiera su curso, con nuevas complicaciones y alegrías, como las que le da su nieto Alejandro. Seguramente nuestra fe y la intercesión del que tenemos allí Arriba a la vera de Dios abrazando con fuerza a la vera, la verdadera cruz han tenido mucha culpa de que haya podido conocer a su primer nieto. El niño, ya toca los cubos como tambores por los pasillos de la casa, aunque a él no le regaña, claro a los nietos se le pasa más que a los hijos, pronto las banquetas se convertirán en pasos… y eso es porque el que murió por nuestra salvación y su Semana Santa siguió siempre presente en la casa Lendínez, y mucha culpa de ello tengo, aunque la vida nos indujera por otros caminos, pero lo esencial, mi padre nos lo dejó intacto, con muchísima ayuda de mi madre, el amor y el respeto a Dios y que mejor que a través de las cofradías. Estas podrían ser unas muestras de lo que fue su vida y la aportación que deja y de por qué hoy venimos a reconocer sus valores, que poquito he escuchado hablar mal de él y eso será por algo… así tal como les dije al principio, perdonen a este tostón de presentador, pero el corazón lo requería, sean lo que dijo aquel cofrade andaluz; meros instrumentos de Dios, que seguro que allí Arriba lo quieren para dar un fraternal abrazo y exaltar el más sublime de los aplausos para mi padre, Cristóbal Lendínez Padilla… os lo pido con el corazón.

Homenaje a toda una vida “crucera”.
Buenas noches, en esta ocasión me dirigiré yo a todos ustedes en nombre de mi padre, que así lo ha deseado y así me lo ha pedido, ya que por diferentes motivos no se encuentra con la suficiente suficiencia para hacerlo él. Por ello intentaré no aburrirles mucho he intentar explicarles sus sentimientos, sus agradecimiento y un poco de su vida como para estar hoy aquí arriba recibiendo este homenaje que le ha llenado de satisfacción, intentaré contarles la historia de su vida unida a las cofradías de Bailén con el “palabrerío” que según él, tengo yo, por eso, perdonen sí parece que personalizo en mi persona, pero ya que me toca a mí coger el toro por los cuernos, pues se los contaré desde la perspectiva con que fui conociendo y viviendo en un segundo plano sus experiencias.


Cuando comencé a esbozar estas cuantas líneas, escuché por casualidad o quizás por la Providencia, las palabras de un cofrade con cierto renombre en su ciudad natal y seguramente en nuestra Andalucía. Contando ciertas experiencias, vivencias que podrían casi rozar esos momentos que pareciesen estar tocados por la mismísima Gracia Divina que en ocasiones se pueden llegar a sentir y casi palpar con el alma en este fenómeno que recrean en la sociedad las cofradías, llegaba a la conclusión, que los actos salidos de la mano y la dedicación de los seres humanos para hacer alcanzar la paz y el consuelo con Dios y su Madre Bendita, en este caso a través de las cofradías, era sólo fraguado y premeditado allí Arriba por “El que todo lo puede” y como no, de su Madre, la Virgen Santísima. Definía que los hombres y mujeres, creyentes y cofrades ellos, eran sólo meros instrumentos, guiados casi como marionetas, aún cuando podemos llegar a la osadía terrenal de pensar de que está solamente en nuestra mano la única acción plena sobre los actos nobles, buenos y de gran corazón que de vez en cuando, el ser humano le surge realizar durante su vida.
Yo pienso y me identifico sin indecisión como este cofrade andaluz, sin duda, que si hoy estamos aquí consumando este acto, es porque hemos sido meros instrumentos de Dios para intentar hacerle un poco más feliz la vida, que digo, hacer tal como Él dijo “al César lo que es del César”, es decir, justicia de los hombres, aunque sea por un sólo día, a una persona, evidentemente creyente y cofrade que sus hermanos en Cristo, y por ende todo el pueblo de Bailén, han tenido la deferencia de querer agasajar su mucha o quizás poca aportación, pero seguramente esencial para la conformación de la Semana Santa en Bailén a través de su hermandad de la Santa Vera Cruz y la Agrupación de Cofradías, en la que participó activamente en su fundación y primeros años de vida. Y nuevamente me siento un instrumento más, y bendita decisión del de allí Arriba, para que sea yo quien me dirija a ustedes y poder exaltarles a este ya veterano cofrade que además tuvo la dicha, la cual siempre se la agradeceré de enseñarme algo que para mí es la más rotunda gloria, creer en Dios, acercarme a Él y por un camino maravilloso… A través de las cofradías, obviamente sin olvidarme de que me dio la vida, bueno en esto también colaboró, para poder disfrutar de todo esto claro, mi padre.
Cristóbal Lendínez Padilla, mi padre, nació precisamente un Lunes Santo 11 de abril de 1949, aunque su madre siempre le dijese que fue un Jueves Santo mientras pasaba el “Amarrao” por su puerta de la calle Jaén, pero lo cierto es que los datos nos dan otra fecha, pero Semana Santa era. Tuvo la dicha de heredar genéticamente este acercamiento al mundo de las cofradías. No recuerda ni contamos con el dato, de cuando pudo ser inscrito en la nómina de la hermandad penitencial más antigua de nuestra ciudad, la cofradía de la Santa Vera Cruz. Su memoria alcanza su vida plena unida a esa capillita que corona la cuesta del Santo Cristo, donde reside la que sería la cofradía de la familia, por ello, ostenta hoy el nº 3 en la nómina de la hermandad. Y digo sería, porque no sabemos a ciencia cierta si los Lendínez hemos sido cruceros, porque una cosa es el sentimiento y otra una lista, desde que se pierde la memoria en la noche de los tiempos. Cuentan las crónicas, y de esto posiblemente nos podría aportar algo D. Juan Soriano, que probablemente a finales del siglo XIX se tuvo que fundar una hermandad en Bailén que rendía culto a Santa María Magdalena, en un caso similar a la popular hermandad de San Juan Evangelista de crear una cofradía penitencial con un único titular donde no había ni Cristo ni Dolorosa. Él siempre me ha relatado que su abuelo perteneció a aquella hermandad, seguramente su padre, mi abuelo, también, hasta que se extinguió con el resto de hermandades en los tristes años de la Guerra Civil. Aquella hermandad ya no volvió a resurgir de sus cenizas como si lo hicieron otras, pero un viejo artesano local, “Paquito el Tomatero”, o lo que es lo mismo Juan Francisco García, sí reconstruyó la talla de la santa penitente nacida en Magdala, quizás pensando que la cofradía se refundaría, caso que no aconteció, siendo la cofradía de la Santa Vera Cruz la que se encargaría de rendirle culto a aquella nueva imagen y hermandad con lo poco que quedó de la misma, por lástima si queda algo de ella será la memoria de los más viejos…
Por ello, éste que les habla, supone que mi abuelo se integraría en la hermandad de la Cruz, como la solemos llamar, inscribiendo a mi padre pues prácticamente al nacer. Por desgracia, no tuve la suficiente edad como para poder haberle preguntado sobre estas vicisitudes a mi abuelo Cristóbal. Así, mi padre creció como el barro en el torno a la misma vera y compás que crecían los cacharros que creaba en la alfarería, en una época en que prácticamente el primer juguete eran 12 horas de trabajo entre barro. Bajo la sombra protectora de mi abuelo, sintió el resurgir de la cofradía de negra túnica, cinturón de esparto y cruz blanca en el caperuz y la llegada de la capa sevillana del mismo color por primera vez a la Semana Santa bailenense, en aquella celebración humilde, sencillísima y de pocos recursos que vivía del entusiasmo de unos pocos, -y a veces ni de eso- y es que este pueblo quizás siempre sintió las pasiones por otros derroteros. Fueron tiempos en que sólo unos pocos movían el hilo de las hermandades, personas como Tomás Ortega (el que tantos y tantos capirotes realizó para los bailenenses), Onofre Herranz, Pedro Torres, Bernardo Zagalaz o Paquito “el Sastre”, junto a mi abuelo regían y guiaban los pasos de la hermandad. Con ellos llegaron las nuevas imágenes destruidas y apostarían por crear la más clara esencia de esta cofradía, aumentando el número de pasos y por ende de imágenes como la Virgen de los Siete Cuchillos, el Señor de Medinaceli o la Oración en el Huerto, que el próximo Lunes Santo cederá su puesto después de tantos años de servicio para la fe de este pueblo.
Gracias a mi padre pude conocer, o más bien saber quiénes fueron las almas esenciales de aquellos tiempos, no solo de su hermandad si no de todas las que conformaban la religiosidad popular de este pueblo, ya sea de penitencia o de gloria. Porque aquel niño, el menor de dos hermanos junto a mi tía Inés, creció y se echó novia, una peluquera “recortaita” y rubia que se hinchó de darle calabazas en eso que muchos llamábais “el baile de los Píos”.Así conoció a mi madre, (vamos que al final la engañó), y se casaron en nuestra emblemática y colosal iglesia de la Encarnación, y aunque ella es bastante o lo suficientemente creyente, aquello de las cofradías nunca le terminó de convencer… que me lo digan a mí. Pero a ella no lo quedó otra que ceder, incluso para poder lucir con él como hermano mayor en aquella aún humilde Semana Santa, en los albores de la Transición en España. Incluso señala que mi pasión por la Semana Santa puede que tenga que ver con que estando encinta de éste que les habla, se pegó una paliza con otros tantos hermanos más, sacando carros de escombros en la reconstrucción y ampliación de la techumbre y puerta de la ermita del Santo Cristo.
Fue en los mágicos años ochenta, cuando los veteranos vislumbraban un ya lógico cambio regeneracional, cuando una hornada de cofrades jóvenes decidieron coger las riendas de sus anquilosadas y prácticamente familiares cofradías para intentar insuflarle ese otro matiz que por entonces estaba inundando toda Andalucía. Quizás fue el “boom” cofrade de los ochenta, como algunos lo definieron, lo que hizo que la Semana Santa en Bailén comenzase a crecer en todos los sentidos. La hermandad de la Virgen de los Dolores, con Juan Alcalá a la cabeza fue la que dio la primera levantá, nunca mejor dicho y lo cambió todo para siempre. Marcó un nuevo punto de inflexión que depararía sin duda la época dorada de la historia de la Semana Santa en este pueblo de alfares, ladrillos y olivos. Las cofradías se convirtieron en algo que encajaba con la juventud y la misma se introdujo en las hermandades para cambiarlas como quizás en la vida hubiesen imaginado sus antecesores.
Así, las escuetas andas o tronos de ruedas fueron cediendo su puesto a los hombros de los hombres y hasta mujeres bailenenses. Las hileras de nazarenos crecieron a números nunca antes vistos y el aderezo de los pasos subía de esplendor año a año. Esta época trajo la conformación democrática de las actuales juntas de gobierno de la hermandades, las actualizaciones de estatutos y la creación de un órgano organizador de la Semana Santa bailenense. Nacía así la Agrupación de Cofradías que hizo que la Semana Santa se convirtiera de verdad en eso que muchos la califican… la Semana Grande. Y todo fue gracias al trabajo y herencia de veteranos y menos veteranos y sobre todo de la juventud, donde obviamente se encontraba el protagonista de toda esta historia, mi padre Cristóbal.
Así fue la Semana Santa que yo conocí, la que él me mostró, que cuando aún echo a volar la memoria, siempre tengo presente ese portón, entonces verde, como el color del santo Árbol de la cruz, entre abierto del Santo Cristo, dibujándose al fondo, mientras me quedaba absorto a través de la ventanilla trasera de un viejo R11 blanco, el montaje del antiguo palio de cajón de la Virgen de los Siete Cuchillos, entonces la antigua imagen hoy reconvertida en Santa Mujer Verónica. Esa era la señal que le indicaba a un niño de apenas unos cuantos años que ya llegaba ese tiempo que olía a cera, a claveles y al abrillantador de maderas, que ya venían esos días de procesiones, que no llegaba a entender muy bien, pero en los que disfrutaba como en ninguna otra fecha del año. Seguidamente como siempre, mi padre bajaría algo del maletero, cualquier cosa, muchas veces serían la pellas de barro que en aquellos tiempos se utilizaban envueltas en papel de platino como soporte donde crear los centros de flores de los pasos, cuando aún no habían llegado las más cómodas y ligeras esponjas, y los hermanos hacían las veces de floristas improvisados, como Manuela o Fernanda. Cómo olvidar la nobleza y simpatía de su querido marido Manolo, el cual sería sin duda el que más vería en la cara del Ecce Homo el verdadero rostro del Hijo de Dios, con el que seguramente ya estará para la eternidad.
Y con ello conocí a muchas personas que cuando aún los veo, me surge el pellizco en el alma y todo comienza a saber a aquellas Semanas Santas o a la confraternización entre hermanos como en aquellos días de hermandad en la playilla del Rumblar. Él me ha dado una lista interminable, pero sólo esbozaré una idea de quienes fueron los de su época más fructífera. Nombres como Bartolomé Recena (nº 2 de la cofradía), Paco Ortiz, Lucas Contreras, José Cisneros, la familia Choza al completo, Paco Jordán, los“Canutos” en la banda, Antonio “el cojo” Saavedra, ( nº 1 de la cofradía), el cual casi empapelaba su bar con carteles de Semana Santa de todos los rincones de España creando quizás el primer preludio, el primer aviso emocional de la llegada de los días grandes y también el primer rincón de cofrades de la historia en este pueblo y así a otros tantos que por desgracia ya no están con nosotros. Especialmente aún recuerdo ver adentrase en la alfarería a un hombre bajito, bonachón y de nariz pronunciada con la encomienda de venir a reparar cualquier avería eléctrica, al que su figura me sonaba a gloria, y digo sonaba porque fue el primer capataz que yo he admirado en mi vida y al que mi padre tenía un gran afecto, Bernabé Limón, el cual hoy seguramente estará con su Medinaceli tocando campanas de gloria, entre plata y caoba he indicado las maniobras perfectas a cuadrillas de ángeles eternos para siempre… Y gracias a mi padre conocí o sé cuáles son los pilares esenciales de aquellos tiempos en la Semana Santa bailenense. Si les decía que Bernabé Limón ya se encuentra junto al Medinaceli Eterno, seguramente el Señor pero con cara ahora de Sentencia se preguntará que tendrá tanto San Juan para que no se les despegue ni un segundo Pedro “Carape” y Ángel “el Manchego”, rezumando esencia verdi-negra por los cuatro costados... Dicen que cuando llegaron ante San Pedro exigieron que si no estaba el “Discípulo amado” se volvían para Bailén…
Y en San Juan también sonaba a Tejada, y sobre todo lo que era sonar era “Mollica”, en la Virgen; Alcalá, Rusillo, Elorza o Mateo Megías, por la cuesta de Jesús decir Rangel era decir “sangre morada”, o casi lo mismo que “Justicia”, mientras Diego o Simón casi formaban parte indisoluble del paisaje de los nazarenos bailenenses casi como una piedra más de su coqueta capilla. Y más abajo, en la Encarnación, la más joven hermandad de “la Mulica”hacía que Balbuena, Roque Navío, Camacho o José María del Águila me evocaran palmas en una luminosa mañana de Domingo de Ramos y el dorado de un paso de Piedad que destacaba por portarse desde su interior. Son unos cuantos nombres, porque hay más, los que plantaron la semilla de lo que hoy es la Semana Santa y de lo que aún confiamos debe de llegar a ser. Entre ellos, con sus discusiones y también sus buenos momentos, siempre con un gran afecto recíproco entre todos, tuvo su puesto mi padre, para completar esa pieza perfecta de puzzle que reinventó una nueva pasión cofradiera en nuestro pueblo. Momentos que podrían resumirse en aquel interés de salir representando a la hermandad en el cierre de las procesiones, sobre todo para escuchar sus marchas preferidas, las de banda de música o de palio, las que interpretaba la banda Municipal de Bailén. Aquellos viajes hasta los diversos talleres de los diferentes artesanos a Jaén, Lucena, Córdoba o Sevilla. Orfebres, bordadores, tallistas, cereros… de los que presume haber conocido cuando son nombrados por televisión, que ejecutaron el mucho patrimonio que aportaron a la cofradía y por ende a la cultura artística de esta ciudad recordando las anécdotas que aún nos hacen reír que formaba el cojo Saavedra con su singular carácter.
Aún recuerdo a Antonio entregándole una vieja, grande y desgastada llave de las de antaño que le abriría a este por entonces jovencito capillita, su primer portón de la gloria y encontrándonos, imponente y rezumando a estreno, el nuevo trono que el genial orfebre cordobés Díaz Roncero labró para la cofradía, para la primera cuadrilla de anderos de la hermandad, ese que todos en Bailén dicen que es igual que el del Cautivo de Málaga y que quizás pronto desaparezca del imaginario cofradiero bailenense. Como olvidar la estampa de toda la familia al completo asomados al balcón viéndolo entre los primeros hombres buenos que pasearon a las imágenes de esta cofradía, en aquellos primeros ensayos, siempre probando la resistencia de la cuadrilla en la subida y estrechura de la calle Amargura.
Fueron tiempos dulces, complicados de olvidar, mientras aún pareciese retumbar en mis oídos la voz de Serrat cantando la famosa Saeta de Machado en aquel primer vídeo beta que nos compró de la Semana Santa del año 1990. Ahí comenzó a cedernos el testigo, y su primogénito ocupó el puesto que todos deseábamos pero que aún no podíamos alcanzar, ser costaleros, como nos empeñamos en definir en Bailén a los anderos, de la hermandad de nuestro padre…la verdad no se puede quejar, le salimos de la Cruz y del Madrid.
Así mi hermano Cristóbal siguió la tradición para que así los años siguieran rompiéndose en el tiempo. Cosas que decide el de allí Arriba, hicieron que su última túnica, la de mi padre, fuese un traje de corbata, su túnica ya la había heredado yo. Y con ese traje oscuro y una pequeña vela en mano comprobó cual es la temperatura del asfalto bailenense cuando se hace la noche en la primavera santa y la Luna del judío mes Nissán alumbra a Andalucía. Sus pies descalzos recorrieron el camino al calvario tras todos los pasos de su cofradía, mostrando a todos su penitencia y su angustia, cuando a su “enclavao” de la Expiración, el año anterior se le antojó de que su hijo era completamente necesario en una cuadrilla de ángeles que tiene que estar formado allí en su Reino. Aquel año, nuestros titulares quisieron despedirse de él, y le permitieron salir del hospital precisamente en Semana Santa pero para despedirse de todos nosotros, de sus amigos, de Bailén, y como no, de su cofradía, incluso mi chacho Alfonso Lendínez, bajó desde su calle Carolina aquel Jueves Santo para despedirse de su San Juan y quizás quedar con él para reencontrarse en el Paraíso, él también se marchó aquel Domingo de Resurrección. Pero él no lo sabía y todos confiamos en que seguiría con nosotros. Sin apenas fuerzas aplaudía a sus compañeros y decía que ahí sobraba uno el año que viene…
Seguramente, aquel Viernes Santo en la calle Real, el Cristo de la Expiración en su eterna mirada al cielo, buscando estrellas con sus ojos le contestó que su hueco ya no sería en este mundo… creo que nunca podré, y perdonen si quizás personalizo en demasía estas vivencias en mi persona, evitar el repeluco que se produce al dibujar en mi memoria aquella cruz bordada en hilos de oro entre la multitud en aquel día de mayo, en el día de su adiós… o su hasta luego. Por ello mi padre, desde entonces se siente algo ofuscado con el que todo lo puede, es lo lógico, nunca nadie dijo, ni siquiera Nuestro Señor, que las cosas de Dios fueran fáciles…
Pero Él también permitió y perdió a su hijo, el que iba crucificado, el más inocente de todos los nacidos, y la vida… la vida siguió, y el Altísimo nos concedió que la misma siguiera su curso, con nuevas complicaciones y alegrías, como las que le da su nieto Alejandro. Seguramente nuestra fe y la intercesión del que tenemos allí Arriba a la vera de Dios abrazando con fuerza a la vera, la verdadera cruz han tenido mucha culpa de que haya podido conocer a su primer nieto. El niño, ya toca los cubos como tambores por los pasillos de la casa, aunque a él no le regaña, claro a los nietos se le pasa más que a los hijos, pronto las banquetas se convertirán en pasos… y eso es porque el que murió por nuestra salvación y su Semana Santa siguió siempre presente en la casa Lendínez, y mucha culpa de ello tengo, aunque la vida nos indujera por otros caminos, pero lo esencial, mi padre nos lo dejó intacto, con muchísima ayuda de mi madre, el amor y el respeto a Dios y que mejor que a través de las cofradías. Estas podrían ser unas muestras de lo que fue su vida y la aportación que deja y de por qué hoy venimos a reconocer sus valores, que poquito he escuchado hablar mal de él y eso será por algo… así tal como les dije al principio, perdonen a este tostón de presentador, pero el corazón lo requería, sean lo que dijo aquel cofrade andaluz; meros instrumentos de Dios, que seguro que allí Arriba lo quieren para dar un fraternal abrazo y exaltar el más sublime de los aplausos para mi padre, Cristóbal Lendínez Padilla… os lo pido con el corazón.


 
Fotos Francisco Javier Cabrera 

 MUY ANTIGUA, PRIMITIVA Y VENERABLE



COFRADÍA DE LA SANTA VERA CRUZ

BAILÉN- JAÉN - 23710


SALUDA DEL PRESIDENTE

JOSÉ CISNEROS CHICA

Estimados Hermanos Costaleros/as de Ntra. Hermandad:

La llegada de este día supone el verdadero inicio de la cuenta atrás del costalero para la Semana Santa detalles técnicos La iguala supone, en trabajo, el aspecto más técnico del capataz de un paso, ya que deberá conseguir ubicar a cada costalero en su sitio apropiado, algo fundamental para su buena marcha.

La importancia de una correcta iguala a la hora de trabajar y andar con el paso, es fundamental. Ya que para que un costalero trabaje bien y con la mayor comodidad posible debe ir correctamente igualado con el resto de ocupantes del varal, a la misma altura, para que se reparta el peso por igual.

Y recuerda que la IGUALA es una acto de máxima importancia y respeto, respeto por tus compañeros y capataces.

Estas Cuadrillas de Hermanos Costaleros/as de nuestra Hermandad, empiezan su andadura para la preparación de nuestras Estaciones de Penitencia del Lunes, Martes, Jueves y Viernes Santo donde tendremos el inmenso honor de portar sobre nuestros hombros las Sagradas Imágenes de Nuestros Titulares, NTRO. PADRE JESUS DEL CONSUELO ORANDO EN EL HUERTO, VIRGEN DE LOS SIETE CUCHILLOS, MEDINACELI, ECCE-HOMO, Y CRISTO DE LA EXPIRACIÓN.

Para ello, quiero comunicarte, que según acuerdo de la pasada reunión del Cuerpo de Capataces y Junta de Gobierno, la iguala para la cuadrilla de COSTALEROS DEL PASO DE CRISTO será el Martes 19 de Febrero ,a las 20,30 horas para la cuadrilla de costaleras será el Jueves 14 de Febrero a las 20,00 horas y para la cuadrilla de Paso de Palio el Martes 19 de Febrero a las 21,00 horas , como siempre en la C/ María Bellido Nº 38, y seguidamente después se trasladaran los tronos a otra cochera para comenzar los ensayos en las fechas siguientes.
 
 
 
COSTALEROS PASO  CRISTO                                            COSTALERAS                                      PASO PALIO

• Día: 19-02-2013: Iguala-20,30 h                Día: 14-02-2013: Iguala-20,00 h     Día: 19-02-2013:Iguala 21,00  h                              
 • Día: 21-02-2013: 1er. Ensayo-20,30 h     Día: 21-02-2013: 1er. Ensayo-20,30 h Día: 26-02-2013: 1er. Ensayo-21,00 h
• Día: 07-03-2013: 2º. Ensayo-20,30 h       Día: 07-03-2013: 2º. Ensayo-20,30 h    Día: 05-03-2013: 2º. Ensayo-21,00 h
• Día: 14-03-2013: 3er. Ensayo-20,30 h Día: 14-03-2013: 3er. Ensayo-20,30 h    Día: 12-03-2013: 3er. Ensayo-21,00 h              Día: 19-03-2013: Muda - 20,30 h           Día: 18-03-2013: Muda -20,30 h    Día: 18-03-2013: Muda - 21,00 h                               Día: 22-03-2013: Retranqueo 22,30 h   Día: 22-03-2013:Asistir Retranqueo 20,30 h Día: 22-03-2013: Retranqueo-20,30 h

Los aspectos más importantes son:

• El día de la iguala es de vital importancia asistir para poder realizar la medida y poder realizar el cuadrante y trabajar perfectamente cada costalero. Entenderemos que no va a realizar la estación de penitencia todo aquel que no asista a la IGUALA y no se ponga en contacto con el cuerpo de capataces.

•Recordar que es imprescindible presentarse el día de la iguala con las zapatillas, permitidas por el capataz además de ser las que utilizaras en las Salidas Procesionales.

Quisiera recordaros que este año Bendecimos la nueva Imagen de la Oración, y que ya está en marcha el proyecto del nuevo trono el cual verá la luz la próxima cuaresma del 2014. Con lo que quiero pediros que hagáis un pequeño esfuerzo no faltando a los ensayos y saliendo en todas las Salidas Procesionales de esta Hermandad, por lo que os quedaría enormemente agradecidos.

Sin otro particular, y esperando vernos pronto, te mando un fuerte abrazo.





UN ACTO DE FE


         Un año más estamos en las puertas de la Semana Santa.

Una Semana Santa que se presenta difícil, por los momentos tan duros que estamos atravesando.

Desde las Cofradías hacemos una llamada a la REFLEXION, al RECOGIMIENTO, la BONDAD

y el PERDON.

        Se trata de que cuando veamos a nuestras IMAGENES  en las calles de Bailen, no solo nos

enseñen sus ROSTROS , sus pasos bien adornados, si no su MENSAJE; que es de lo que se trata.

        Entender que EL se entregó por AMOR a nosotros  y a su MADRE ,  su dolor fue aún más amargo, ver condenar  a su hijo, pero a la vez , cuanta BONDAD  en su corazón , cuanta FE, al darse cuenta , de que su hijo se entregó en cuerpo y alma para salvarnos a cada uno de nosotros.

        Tenemos que dar ejemplo, perdonar al prójimo, ofrecer lo que tengamos, porque seguro que siempre habrá alguien que este peor.


         “ DA A QUIEN TE PIDA Y NOVUELVAS LA ESPALDA AL QUE DESEA

            QUE LE PRESTES ALGO “               Mateo 5 / 42.


          “ POR TANTO, TODO LO QUE QUERAIS QUE HAGAN CON VOSOTROS

             LOS HOMBRES HACEDLO TAMBIEN VOSOTROS CON ELLOS, PORQUE

             EN ESO CONSISTE LA LEY Y LOS PROFETAS”  Mateo 7/ 12.


          Solo me queda desearos que paséis una Semana Santa, cada uno como mejor pueda, pero siempre con el alma en paz.

          Os pedimos que asistáis a los Cultos, a las Estaciones de Penitencia, que con tanto cariño preparamos, que nos acompañéis con las túnicas, de mantilla o simplemente dando cobijo y calor humano en las calles.

     

                    GRACIAS A TODOS POR VUESTRO APOYO Y QUE DIOS Y

                    MARIA SANTISIMA OS GUARDE.



                                                                               María Pilar Choza García.

                                                                                                           CAMARERA DE LA SANTA VERA CRUZ




LLEGA DE NUEVO UN MARTES SANTO

Se visten de nuevo las calles de amor por la Semana Santa, un redoble de tambor se escucha al fondo de la calle, se ve una fila de capirotes negros acompañados de unos grandes blandones de cera que con unas pequeñas llamas de luz alumbran las calles de este pueblo, la Semana Santa en Bailén ha llegado se escuchan las marchas que le dan ritmo a los pasos de Semana Santa. Después de un año esperando la Semana Santa al fin esta aquí, ha llegado para mi como para otra gente de mi cofradía, están esperando que llegue Martes Santo un día en el que se viven emociones y cosas que para un cofrade de la Santa Vera Cruz como yo, son cosas que no se pueden expresar con solo palabras, son cosas que las siente solo uno mismo. Ese día es especial porque sale el MEDINACELI un amor increíble que no se puede acabar ni perder, llega una noche de emociones y de pasión, sale a la calle la Virgen de los SIETE CUCHILLOS. Que decir, una noche para mi como para otra gente, en la que se viven cosas maravillosas, cierto amor entre nosotros cofrades a nuestros pasos que nos hacen cada año pasar momentos inolvidables viéndolos salir por esa puerta tan estrecha de su Ermita, pero como todo tiene su momento de salida y su momento de entrada, llega la hora de que se tiene que recoger, en el momento en el que los costaleros lo ponen de cara surge un pequeño resplandor en los ojos de alguna gente como de mi mismo en ese momento en el que empiezan a bailarlo entonces las lagrimas cubren la cara de muchas personas, y esperemos que siga surgiendo esta magia todos los años.


                                                                                    

                                                                                                                       ANTONIO MANUEL VILLAREJO CHOZA

                                                                                                                                             UN JOVEN COFRADE



Pasión, emoción y satisfacción. Por los 29 corazones.

Tres palabras indispensables en esta semana tan maravillosa. Recuerdo el primer dia que mi padre me brindó la oportunidad de formar parte de la cuadrilla de costaleros de la virgen de los siete cuchillos, para mi uno de los mejores dias de mi vida, un sueño desde muy pequeño se estaba haciendo realidad.

Una cuadrilla de costaleros a la que le tengo que agradecer muchas cosas,por enseñarme,por acerme facil la adaptación, por contar conmigo para toda clase de actos y por acerme sentir esa PASION debajo del paso de palio con sentimiento y dulzura, a ellos y a mi capataz les quiero dar las gracias por hacer de mi sueño una realidad.

Aquel día, un 17 de Marzo de 2008 no se me olvidará jamas,por fin llego el dia que tanto esperaba,me acercaba a la ermita con las piernas temblando, con el corazon acelerado y al fondo la banda de musica llegando al son de cornetas y tambores.

En ese momento recordé todos los momentos tristes y felices, a personas que se fueron o que llegaron a mi,sucesos en ese mismo año que te destrozan y te deprimen pero al ver que levanta cabeza te da mas ganas de vivir, por todo eso te entran mas fuerzas para llevar a la reina al cielo.

Llegó la hora, un rezo más que oportuno, una mirada hacia ELLA, una mirada que recala muy dentro de mi y que me transmite EMOCIÓN a raudales, y para adentro. Bailén nos espera en las calles y lo damos todo para encandilar a la multitud, pasos refinados y elegantes, bailes discretos y sobre todo alma y corazon, mucho corazón.

Poco a poco nos acercamos a la ermita, la gente se agrupa con el fin de encontrar una mirada que le ayude a contrarrestar los problemas y nosotros debajo entonando la salve al ritmo de la banda de música con lágrimas en los ojos y la piel de punta, es el momento de entrar y terminar este viaje tan bonito y con la cara llena de SATISFACCIÓN por hacerlo tan elegante y hermoso.

A día de hoy sigo con la misma ilusión del primer día y con gente muy especial a mi lado incorporada en los últimos años tanto en el paso de palio como en el de costaleras, que te hacen disfrutar el doble por ser compañeros y amigos aunque los trato como hermanos, por eso, gracias a ellos y a mis hermanos costaleros hacemos de esto un sueño cumplido cada año que llevamos a mi VIRGEN DE LOS SIETE CUCHILLOS. Esto va por los 28 grandes corazones que hay debajo del paso de palio y para mi capataz.

                                                                               Luis Molina Molino

                                                                            COSTALERO PASO DE PALIO



                          CON EL SONIDO DE MIS NOTAS



SUENAN TOQUES DE TIMBAL, EL DIRECTOR NOS RECLAMA

SE ABREN LAS PUERTAS YA, A LA LLAMÁ DEL CAPATAZ.

SUENA UNA MARCHA HERMOSA , CON LA QUE MECEN SU PALIO,

NUESTRAS NOTAS LA ACARICIAN, Y SE CUELAN ENTRE SUS MANOS.

QUE BONITA SENSACIÓN,

VER COMO AVANZA EL PASO Y MIENTRAS     YO

EMOCIONADO.

ES LA PRIMERA VEZ MADRE, QUE CON MI MÚSICA TE ACOMPAÑO.

ES LA MEZCLA DE TU SOMBRA , DE TUS VELAS , DE TU PALIO, QUE           AUNQUE

NO TE VEO LA CARA , MI CORAZÓN VA  PALPITANDO.

NO QUISIERA  MADRE MIA, QUE LLEGARA EL MOMENTO, DE RECOGERTE EN

TU ERMITA.

PERO SE Y ENTIENDO QUE ES PRECISO, PARA PODER PREPARARNOS Y VIVIR

ESE MOMENTO, EN EL QUE TU ROSTRO ASOME, BAJO EL ARCO DE LA PUERTA

Y YO OTRA VEZ EMOCIONADO, CON MIS NOTAS TE ACARICIE.


Dedicado a mi hijo Antonio Manuel, porque se la emoción que siente acompañando a

“ su VIRGEN DE LOS SIETE CUCHILLOS “ tocando.

Que ella le de fuerza para seguir adelante.

                                                                             Mª del Pilar Choza García

                                                                        Secretaria de la Cofradía de la Santa Vera Cruz